En muchas ocasiones pensamos en la apariencia del jardín desde un punto de vista muy centrado en las plantas, árboles y flores que tenemos. ¿Es ésta una buena idea? Pues… sí, pero está incompleta. Hoy, te daré tres trucos poco comunes para mejorar la apariencia de tu jardín y que lo disfrutes al máximo

Ten una visión de conjunto

Lo más importante a la hora de crear un jardín es tener una visión de conjunto. ¿Y qué quiere decir tener una visión de conjunto? Pues no enfocarse solamente a una parte o a un elemento del jardín, sino tratar de prever el resultado completo final.

Éste es un error muy habitual. Por ejemplo, centrarse mucho en que las plantas estén bien cuidadas mientras que las paredes de la casa, que deberían ser blancas, hace años que tienen ya un color amarillento.

Si te paras a pensar en los diferentes jardines que te han gustado cuando has visto fotos, no eran simplemente plantas bien cuidadas, sino que jugaban muy bien con otros elementos (como piedras o figuras) y tenían todas las partes bien arregladas.

Esto es a lo que me refiero con visión de conjunto. Al cuidado del jardín como una totalidad artística.

Además, por supuesto, esta visión de conjunto tiene mucha más importancia cuando hablamos del diseño de un jardín desde cero. Si no tienes esta perspectiva, el jardín que diseñes parecerá unos cuantos retazos pegados uno al lado de otro.

Por tanto, ése es el primer truco que puedo darte: mirar las cosas de forma holística y llevar a cabo un diseño que lo englobe todo, buscando un resultado integral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú